La mujer no quiere soluciones sino quejarse.

Muchos hombres se frustran porque intentan ayudar a una mujer cuando ella quiere quejarse solamente y no que la ayudes. La mujer no quiere soluciones usualmente, y para ilustrar el por qué, me tomé un momento para corregir este meme.

ella quiere quejarse, no pide soluciones

El meme andaba rondando por Facebook en grupos populares de relaciones sentimentales. El sentido original del mismo pretendía ser un reclamo contra los hombres (como de costumbre) porque no somos «suficientemente empáticos» para escuchar a la mujer. Le agregué la respuesta del varón, pues no era justo que este tuviera que conformarse con callar y darle la razón a ella.

La Mujer no quiere soluciones.

El error que antes mencionaba es común. Se debe a la presuntuosa creencia femenina de que tienen el monopolio de los sentimientos. Ellas ni siquiera se cuestionan la posibilidad de que hay una manera diferente de sentir la empatía.

Cuando las mujeres se reúnen a «dialogar» sobre un problema invierten una exagerada energía en desmenuzar todos los pormenores del problema. Especialmente cuando este involucra a otras personas.

Se obsesionan en detalles, por ejemplo, qué se dijo, qué palabras exactas usaron, qué «tono» de voz usaron, qué expresión de rostro tenían al decirlo, etc.

Al finalizar de este esfuerzo, las mujeres participantes del ejercicio terminan con una FALSA CONFIANZA de haber entendido el problema. Aunque realmente no avanzaron nada en la solución del mismo. Y muy probablemente lo diagnosticaran mal por centrarse en elementos ajenos al mismo. PERO se sienten satisfechas y desahogaron sus frustraciones… Simplemente por tener la oportunidad de QUEJARSE libremente.

Los hombres van hacia la resolución.

AHORA veamos lo que pasa cuando un hombre se reúne con otros hombres a discutir un problema. Recibirá una respuesta corta de confirmación y luego discutirán las soluciones. Por ejemplo «Uy, que mala noticia hermano… ¿probaste a hacer X…?

Las mujeres y los psicólogos ginocentristas se rasgan las vestiduras. ¿Cómo pueden los hombres hacer una barbarie semejante? ¿Por qué no dedican un tiempo para examinar sus sentimientos y darle reconocimiento a la angustia que sienten por el mismo? ¡Pobres varones castrados emocionalmente! ¡No saben ser infelices!

VER>>  El problema con los Derechos HUMANOS de los Hombres.

No es que los hombres no valoren la importancia de dialogar de un problema. Una encuesta global del movimiento Movenmber mostraba que el 78% de los hombres reconocen que es importante hablar los problemas. Lo que la cultura ginocentrista no quiere entender es que los hombres tienen su propia jerarquía de valores y necesidades.

Para nosotros el simple «Acknowledge» sincero del problema por parte de un igual es suficiente, no necesitamos que hunda el dedo con sal en sus propias llagas emocionales para hacer una catarsis emocional y desahogarse en llanto juntos para sentir que recibimos empatía.

Lo cual no significa que no tengamos una rica experiencia emocional interiormente, por ejemplo, detectamos como un hedor pestilente la FALSA EMPATÍA.

Hay que dejar de reproducir el mito de que los hombres somos monolitos de granito insensible, pero también destruir el discurso de que la única forma correcta de sentir es la forma femenina y que los hombres necesitan feminizar sus vivencias emocionales.

Puntos de encuentro.

En conclusión, este es un mensaje para los hombres y para las pocas y excepcionales mujeres dispuestas a aprender del punto de vista masculino desde esta página:

1) Si ud recibe la visita de una mujer (madre, hermana, amiga, novia, etc) que quiere contarle un problema, reprima temporalmente su instinto masculino de solucionar el problema. Muy probablemente ella está más interesada en desahogarse que en solucionar el problema y se sentirá satisfecha con que ud le haga preguntas esporádicas de reconocimiento de lo que ella dice. Y al final ud también se sentirá más satisfecho porque materialmente hablando, no tuvo que hacer nada. Recuerda: la mujer no quiere soluciones, solo hablar.

VER>>  ¿QUE ES UN MANGINA?

2) Si ud es una mujer y un hombre te pide opinión de un problema, reprima su instinto femenino de debatir los pormenores del problema. El hombre erróneamente lo interpretará como desinterés de su parte, que ud no le está escuchando realmente sino que está más interesada en la vida de los demás. Concéntrese en la información del problema. Muy probablemente él ya sabe lo que tiene que hacer, pero desea una segunda opinión que le confirme o le dé el valor de tomar la decisión que sabe que debe tomar.

Naturalmente son ideas generales y puede haber situaciones donde la resolución requiera de más análisis, por ejemplo donde hubo fallas de comunicación y malentendidos, es útil usar el sistema femenino de desmenuzar la información para encontrar el error.

Entender las diferentes necesidades emocionales y comunicativas del sexo opuesto nos ayudará a evitar muchos desencuentros en la vida.

Cansado de la censura progre en mi página de Facebook y en mi Twitter he dedicido abrir este blog donde hablo de temas sobre la identidad masculina y los problemas sociales que afectan al hombre, aderezado con críticas de humor ácido hacia los absurdos de la sociedad post moderna occidental. Espero que lo disfrutes y te puedas unir a mi lista de correos para que no te pierdas ninguno de mis nuevos artículos.
Suscríbete para recibir actualizaciones en tu bandeja de correo

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *