Bimago El Cínico

Un blog con píldoras rojas para el hombre post-moderno

1 de cada 3 mujeres ADMITE ser INFIEL.

La infidelidad femenina no ha dejado de crecer en las últimas cuatro décadas. Los números no dejan mentir. Sin embago, cabe la duda si la esto se debe a que ahora se mide con más rigurosidad el fenómeno o si se debe a que ahora las mujeres son más abiertas a admitirlo.

Según datos [1] del Observatorio Europeo de la Infidelidad (no es broma, existe y está ubicado en Francia) obtenidos mediante encuestas anónimas, 1 de cada 3 mujeres admitió ser INFIEL. La observación de la conducta adúltera femenina se realizó con motivo del aniversario número 10 de la red social GLEEDEN. Un servicio web dedicado, precisamente, a facilitar la infidelidad conyugal.

 

Metodología y Datos del estudio.

La investigación fue realizada con una muestra representativa de 5.000 mujeres de diferentes nacionalidades europeas, radicadas en Francia. Esta encuesta proporciona datos fiables que permiten elaborar tanto un mapa de la infidelidad femenina en Europa como el perfil típico de las mujeres infieles. Y, por extensión, el perfil de los hombres con mayor probabilidad de ser engañados.

En comparación con los datos recogidos en años anteriores, se manifiesta una clara tendencia al alza de la infidelidad femenina. La progresión parece irrefrenable: un 10% de las mujeres reconocía el adulterio en 1970, un 24% en 2001 y un 33% lo hace en 2016.

Al menos un 4% de las mujeres admite estar engañando a su actual pareja, mientras un 16% lo habría hecho al menos una vez desde el inicio de su presente relación. Si entramos en el terreno de la probabilidad, las cifras se disparan, un 23% declara que podría cometer adulterio siempre que nadie se enterara del suceso.

No se observó una diferencia sustancial entre las mujeres de zonas rurales y urbanas. Un 30 % de las féminas que viven en zonas urbanas admitieron la infidelidad, frente a un 25% de las que residen en localidades más rurales

La educación surge también como un factor clave. Las mujeres económicamente más independientes mostraron más posibilidad de ser infieles. El 40% de las féminas con titulación universitaria reconoce que podría cometer adulterio, mientras que el porcentaje desciende hasta el 30% cuando carecen de formación superior.

CONCLUSIONES.

1 de 3 admite ser infiel… ¿Qué opino de las otras 2? Siendo optimista, una es fiel y la otra justifica su infidelidad con los acostumbrados pretextos («tú me descuidaste»).

No creo que toda mujer sea infiel. Sin embargo, estoy seguro de que la mayoría de las infieles podrían pasar una prueba del detector de mentiras al preguntarles sobre el tema. El cerebro femenino tiene la capacidad de autoconvencerse de la justicia de sus malas acciones. La mujer tiene una facilidad impresionante, como muestra la historia, para cambiar de bando a conveniencia.

Incluso los mismos autores de la investigación que cito no pueden evitar transmitir una sensación de aprobar la Infidelidad Femenina como si fuera un avance de «Igualdad de Género» al sugerir que las mujeres ahora se sientan más libres del sentimiento de vergüenza por su mala conducta.

CITO
«…a nuestros ojos, la infidelidad femenina constituye en Europa un símbolo, entre otros, de la conquista de la independencia sexual de las mujeres al mostrar, en particular, que puede ser igual que para los hombres un medio de satisfacer la parte. puramente individual y compulsivo de su sexualidad…»

François KRAUS, director del polo «Género, sexualidades y salud sexual» en Ifop

Y por supuesto ante la evidencia, los manginas simplones y las mujeres ofendidas lanzan las cortinas de humo. En lugar de dedicarse un par de minutos en analizar la realidad que la evidencia señala.

FUENTE:

[1] IFOP | https://www.ifop.com/publication/observatoire-europeen-de-linfidelite-feminine/

Cansado de la censura progre en mi página de Facebook y en mi Twitter he dedicido abrir este blog donde hablo de temas sobre la identidad masculina y los problemas sociales que afectan al hombre, aderezado con críticas de humor ácido hacia los absurdos de la sociedad post moderna occidental. Espero que lo disfrutes y te puedas unir a mi lista de correos para que no te pierdas ninguno de mis nuevos artículos.
Suscríbete para recibir actualizaciones en tu bandeja de correo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *