Impuesto a los GUAPOS: la solución de un economista japonés.

Como es sabido, la realidad social japonesa ha alejado a la mayoría de hombres de las mujeres. Los hombres japoneses prefieren tener una vida centrada en sus propios intereses antes que participar en la carrera hipergámica. Por consiguiente, la  baja natalidad japonesa es un problema serio que amenaza la estabilidad social y económica.

Un economista japonés propuso esto en el 2012. Para combatir la distribución desigual de oportunidades reproductivas entre hombres con impuestos sobre más atractivos, puesto que ellos acaparan al 90% del interés femenino.

Su polémica propuesta fue la siguiente:

Si imponemos un impuesto atractivo a los hombres que se ven bien para corregir la injusticia solo un poco, entonces será más fácil para los hombres feos encontrar el amor, y aumentará el número de personas que se casan.

El analista económico Morinaga Takuro propone esta idea como una estrategia para combatir la caída de la natalidad en Japón.

La brecha de ingresos a menudo se enfoca, pero lo que es más grave es la brecha en la apariencia. Los hombres que se ven bien obtienen una cantidad increíble de mujeres. Incluso hay hombres que han tenido relaciones con más de 100 mujeres al mismo tiempo. En consecuencia, surge el problema de que las mujeres solo se centran en un grupo de hombres.

 

Morinaga, quien tiene muchas oportunidades de aprender sobre la vida amorosa de estos llamados hombres guapos debido a sus frecuentes apariciones en televisión, sugiere lo siguiente.

Como elementos importantes del amor, Morinaga plantea:

  • (1) apariencia,
  • (2) riqueza,
  • (3) encanto,

De estos, el más significativo es la apariencia según su apreciación.

«No importa cuánto los hombres feos se esfuercen en las citas grupales, al final a las chicas siempre les gustan los ike-men {hombres guapos}, esos son los hombres más atractivos. Pero la gente no puede hacer nada por su aspecto. Por lo tanto, al redistribuir la riqueza, corregiremos la desigualdad».

Morinaga, siendo un experto economista, entiende el mercado sexual como entendería a los mercados económicos. De ahí que me sorprende que su propuesta pase por gravar a los hombres en lugar de gravar a las mujeres. Ya que son las mujeres quienes controlan el flujo del mercado sexual.

VER>>  Mujeres Gordas rechazan a los Hombres Gordos.

El mercado sexual lo controlan las mujeres. Ellas tienen el poder de decidir a quién meten en su cama, y el hombre en cambio sólo puede usar sus recursos para convencerla de darle acceso a su lecho. Sea con riquezas, apariencia o habilidades sociales (encanto), el poder de elección es de ellas. SIEMPRE.

Gravar con impuestos a los hombres (suponiendo que pudiera hacerse) no tendría mayor efecto. Por cuanto, que si ellas desean seguir eligiendo al maleante drogadicto que sexualmente las estimula o al cara de galán con veinte novias, lo seguirán haciendo. Total, no es su dinero el que el Estado tomaria.

Es divertido que la solución de Morinaga se parece mucho a lo que propone las feministas para detener los (mal llamados) «femicidios».

Asumen que la solución pasa por atacar a los hombres, sin comprender que es la toma de decisión de las mujeres lo que más influye en los resultados obtenidos. Igual como pasa con otros mitos como el «Impuesto rosa» o la «Brecha Salarial».

Están tan acostumbrados a repetir el discurso victimista de que la mujer es el sujeto oprimido y pasivo de la sociedad, que son incapaces de ver que ellas tienen un tremendo CONTROL sobre la sociedad.

Bueno, tampoco es como si pudiéramos gravar a las mujeres por ser incapaces de apartar sus ojos del 10% de hombres en el pináculo del éxito social, económico y genético. Simplemente es su instinto natural, como pasa al hombre que mira el trasero femenino que se menea generoso frente a él.

No es como si pudiéramos gravar a las mujeres por ser incapaces de apartar sus ojos del 10% de hombres en el pináculo del éxito social, económico y genético. Es su instinto, como le pasa al hombre que mira el trasero femenino que se menea frente a él.Haz click para twittear

Sería más fácil enseñarles al otro 90% de hombres lo fácil que es engañar a la hipergamia femenina. No necesitas ser un Alfa para estar entre las piernas de una mujer, sino solo APARENTAR ser uno, como bien demuestran todos los instructores PUA todos los días.

VER>>  ¿Es tan fácil como "educar" a las mujeres para que no les gusten los malotes?

Incluso si pudiéramos gravarlas, PAGARÍAN GUSTOSAS. Para ellas sería solo un rubro más en las numerosas inversiones que de por sí ya realizan (ropas, maquillaje, zapatos, tumor, etc) para asegurarse el acceder al mejor postor masculino que satisfaga su #hipergamia. Al menos, temporalmente.

Cansado de la censura progre en mi página de Facebook y en mi Twitter he dedicido abrir este blog donde hablo de temas sobre la identidad masculina y los problemas sociales que afectan al hombre, aderezado con críticas de humor ácido hacia los absurdos de la sociedad post moderna occidental. Espero que lo disfrutes y te puedas unir a mi lista de correos para que no te pierdas ninguno de mis nuevos artículos.
Suscríbete para recibir actualizaciones en tu bandeja de correo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *