El bulo de la Brecha de Genero, desmontando una falacia resistente.

El bulo de la Brecha de Genero es una falacia feminista muy popular, y sorprendentemente resistente a pesar de que se desmiente desde muchas perspectivas y con multitud de evidencias. Por ejemplo, en todo país capitalista existen los sindicatos, sistemas de seguro social,  convenios colectivos y entidades financieras que registran lo que gana cada trabajador.

Y eso no es algo opaco y misterioso, el dinero deja huella que es meticulosamente registrado por las agencias tributarias. Así que sería bastante fácil de demostrar si una mujer ganase menos que lo especificado en su convenio, y a su vez, le sería muy fácil exigir las indemnizaciones correspondientes por pagos retenidos.

Realmente no imagino a las feministas perdiendo la oportunidad de sacar jugosos dividendos económicos y políticos, enjuiciando a las compañias del mundo, si pudieran demostrar sus afirmaciones sobre la brecha de genero.

bulo brecha genero

 

La brecha salarial existe, pero no como nos la venden.

En resumen, porque me interesa que el contenido sea jugoso, pero conciso, la Brecha Salarial de Genero existe, pero no como nos la venden. Por eso es correcto llamarlo el bulo de la Brecha de Genero. Esta diferencia existe como resultado de las diferencias de decisiones y objetivos de vida entre hombres y mujeres. Sí, esas odiosas diferencias de género sexo que las teóricas del género insisten que no existen como influencia biológica, sino como imposición cultural.

La profesora e investigadora de Harvard Claudia Goldin, galardonada con el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento, lleva 30 años analizando las causas y buscando respuestas. En una llamativa entrevista con el medio XL Semanal admite que las causas de esta diferencia van más relacionadas con las decisiones diferentes que toman mujeres y hombres, y quien está dispuesto a sacrificar más [1].

Aunque claro, siendo feminista no lo admite abiertamente, sino que se apega a la narrativa de que las mujeres son coaccionadas a tomar esas decisiones. Pero es fabuloso que es honesta al admitir que mucha de la narrativa del mito de la brecha de género depende del hecho de que las mujeres suelen mirar solo a la cúspide de los hombres más exitosos. La vieja hipergamia de siempre. Hay una brecha aparente, cuando se comparan a las mujeres más exitosas contra los hombres más exitosos. Pero, a medida que se baja en la pirámide laboral, dicha brecha desaparece. En el salario mínimo, no existe la brecha salarial.

Hay una brecha cuando se comparan a las mujeres más exitosas contra los hombres más exitosos. Pero, a medida que se baja en la pirámide laboral, dicha brecha desaparece. En el salario mínimo, no existe la brecha salarial.Haz click para twittear

Por ejemplo en España, las mujeres trabajan hasta un 23% MENOS que los hombres. Y sin embargo, solo ganan un 20% menos. Esto se demuestra por la Muestra Continua de Vidas Laborales, que cruza datos de las instituciones estatales españolas de Seguridad Social y Hacienda. Según estos registros oficiales, vemos que los hombres completan anualmente unas 2.334 horas de trabajo frente a las 1.889 de las mujeres, un diferencial del 23,6%. Además, el peso del empleo parcial apenas alcanza el 4% entre los hombres, frente al 26% de las mujeres [2].

Más bien, podemos afirmar que las mujeres ganan más dinero. Si con un 23% menos de horas, solo reducen en un 20% los ingresos, es que están mejor pagadas. Por cada 100 horas que trabajan los hombres, las mujeres trabajan 77 horas ganando un 20% menos. Eso implica que ganan casi un 4% más por hora trabajada. No solo eso si no que por las «politicas de igualdad» en empresas como Zara y Google ellas ganan más aun por hora trabajada, como una forma de equilibrar un desequilibrio inexistente. Los mismos datos de un estudio recogido por The Wall Street Journal, en los Estados Unidos las mujeres jóvenes trabajadoras cobra un 8% más que hombres con las mismas características [3].

VER>>  La Celotipia, una bomba de tiempo que estamos ignorando.

 

¿Por qué persiste el bulo de la brecha de género patriarcal?

Haciendo una generalización, hay que visualizar la población femenina en tres tipos de mujeres. Están las que se quedan en su casa y son felices dedicadas a su familia. Después, las que sacrifican la vida familiar por su carrera y llegan a lo más alto y también son felices. Y finalmente, pero no menos importante, está el grupo de mujeres que no quieren sacrificar la vida familiar, pero al mismo tiempo quieren llegar a lo más alto.

Este último grupo son infelices  y son las que están todo el día dando por culo con el feminismo. Todavía no se enteran que no se puede llegar a lo más alto trabajando medio tiempo. Los hombres que llegan arriba están dedicados al trabajo, sacrificando gran parte de la vida familiar y personal. Se pierden cumpleaños, desayunos en familia, pierden contacto con sus amigos. Literalmente, sacrifican su salud física, mental, emocional y marital, motivados por una ambición y obsesión que es difícil de encontrar, más aún en el sexo femenino.

No obstante, para las defensoras de la teoría de conspiración que llaman Patriarcado, esto se debe a que hay una manipulación contra las mujeres. Ya que, aparentemente, las mujeres son incapaces de tomar decisiones como mujeres adultas de acuerdo con su conveniencia e intereses de vida.

Los políticos, como carroñeros que son, entienden que el bulo de la Brecha de Genero les resulta conveniente. Pueden usar un muñeco de paja como herramienta de manipulación emocional para mover votos femeninos por mero instinto gregario.

El problema de las mentiras es que no son consistentes. Necesitas una mentira nueva para sostener la siguiente. Como le sucede al político español Pedro Sánchez, cuando es ridiculizado por promover este bulo de la brecha salaria. Nada menos que en un medio partidario de la izquierda, una joya de video les comparto.

Cabe anotar que a pensar de que en España en 2016, de más de un millón de inspecciones del Ministerio de Trabajo,se encontraron 3 casos de brecha salarial entre hombres y mujeres y dichas empresas corrigieron el problema [4]. Esa «brecha» pasa en menos de 1 de cada 350.000 empresas.  Mhmn… 0.0009% vaya muy parecido a la cifra que utilizan las feministas para decir que las denuncias falsas no existen. Pues eso, según el criterio feminista la brecha salarial no existe.

¿Cuáles son esas decisiones que toman las mujeres?

Hasta resulta gracioso y llamativo, que incluso las mismas mujeres empresarias y emprendedoras españolas ganan menos salario que sus pares masculinos. Las mujeres empresarias, ganan un 21% menos por actividad comercial y -25% rendimientos de capital. ¿Se discriminan ellas solas o más bien toman otras decisiones? [5]. La narrativa feminista insiste en culpar a las fuerzas místicas del inexistente Patriarcado, que hipnotiza a las mujeres para que decidan contra sí mismas.

Una persona coherente entiende que el bulo de la Brecha de Genero es absurdo. Pero bueno, el ser humano tiene una tendencia a racionalizar excusas que le permitan forzar una visión del mundo que le haga más tolerable la realidad. Supersticiones, religiones, o teorías de conspiración. Lo que haga falta.

Aquí es donde tenemos que demostrar con datos la falsedad de la narrativa. La evidencia muestra que las mujeres, en general, se sienten más impulsadas a lograr la satisfacción emocional por encima de los números financieros. Por ejemplo un estudio realizado en el Reino Unido [6] durante 8 años seguidos (3800 participantes) mostró que las madres trabajadoras se sienten en promedio más satisfechas que las que no trabajan. Pero a la vez, las que trabajan medio tiempo se sienten más satisfechas que las que trabajan.

Por supuesto, pocas mujeres se sentirían motivadas a incrementar el bono de productividad anual de su compañía un 10% anual. Y siendo honestos, la mayoría de hombres tampoco, pero a diferencia de las mujeres, a nosotros no nos queda mucho margen para elegir. Las madres solteras son las que están más cercanas a empatizar con lo difícil de ser el jefe de familia siendo hombre. «Casi», ya que los hombres no pueden recurrir a asistencias estatales o redes de apoyo social para aliviar su carga. Así que no queda más que sacrificarse, tomar los horarios más pesados y las jornadas más largas. Como premio a sus sacrificios, nuestros políticos y académicos los acusan de ser privilegiados.

VER>>  La Celotipia, una bomba de tiempo que estamos ignorando.

En países de primer mundo, es más común ver que la gente se está casando con parejas de similar nivel educativo y potencial de carrera: médicos con médicas, abogados con abogadas, etc. Pero la brecha de sueldo entre esposos es más grande que nunca.

Según los estudios citados en un artículo del New York Times [7], esto se debe a la forma en la que está organizado el trabajo en especial en las llamadas «carreras avariciosas» (greedy careers): abogacía, finanzas consultorías. La cuestión es que se recompensan las horas extras no de una forma lineal sino de una forma desproporcionadamente alta. Trabajar un 50% más de horas no equivale a ganar un 50% más sino un 100% más.

La solución no es hacer cambios para que las madres trabajen también un número loco de horas sino reorganizar el trabajo para que nadie tenga que trabajar ese número loco de horas. No parece que vaya a ocurrir en breve, por evidentes razones. La sociedad ha cambiado, y  puede volver a cambiar. Quizás la tecnología tenga la solución, poder ir sustituyendo la necesidad de mano de obra humana por máquinas y darle a la sociedad una forma de renta básica universal como han experimentado en España y otras latitudes (de una forma sostenible, y no como el saqueo a las arcas estatales que propone la izquierda).

Lo que sí podemos hacer hoy mismo es impedir que se propague el bulo de la Brecha de Genero que no solo son un escupitajo en el rostro de los hombres trabajadores que se esfuerzan más por sus familias, sino que permiten la aprobación de injustas políticas de discriminación contra los hombres y sirven de Caballo de Troya para políticos oportunistas y feministas avariciosas de poder.

Guarda este artículo en tus favoritos, porque sin duda eventualmente lo vas a necesitar cuando el bulo de la brecha de genero vuelva a ponerse de moda.

FUENTES

[1] XLSemanal, & Tagarro, A. (2020, 8 marzo). Toda la verdad sobre la brecha salarial. XLSemanal. https://www.xlsemanal.com/actualidad/20190602/claudia-goldin-brecha-salarial-diferencias-hombres-mujeres.html

[2]  Civismo Think Tank. (2016, 8 marzo). La situación laboral de la mujer en España: datos para el debate. Civismo.org.  Recuperado de https://web.archive.org/web/20160805210723/http://www.civismo.org/es/investigaciones/informes/la-situacion-laboral-de-la-mujer-en-espana-datos-para-el-debate

[3] El Confidencial, & Palacios, A. (2014, 17 octubre). Las mujeres jóvenes solteras ganan más que los hombres en las áreas metropolitanas de EEUU. El Confidencial. https://www.elconfidencial.com/economia/2010-09-03/las-mujeres-jovenes-solteras-ganan-mas-que-los-hombres-en-las-areas-metropolitanas-de-eeuu_252673/

[4] Informe Anual de la Inspeccion de Trabajo y Seguridad Social (2016). http://www.mitramiss.gob.es/itss/ITSS/ITSS_Descargas/Que_hacemos/Memorias/Memoria_2016.pdf

[5] Sanchez, R. M. (2019, 14 julio). El IRPF certifica la existencia de una brecha salarial del 25%. elperiodico. https://www.elperiodico.com/es/economia/20190714/declaracion-irpf-certifica-brecha-salarial-7551783

[6] Booth, Alison L.; van Ours, Jan C. (2007) : Job satisfaction and family happiness: the part-time work  puzzle, ISER Working Paper Series, No. 2007-20, University of Essex, Institute for Social and Economic Research (ISER), Colchester. https://www.econstor.eu/bitstream/10419/91984/1/2007-20.pdf

[7] Miller, C. C. (2019, 28 abril). Women Did Everything Right. Then Work Got «Greedy». NY Times. https://www.nytimes.com/2019/04/26/upshot/women-long-hours-greedy-professions.html

Cansado de la censura progre en mi página de Facebook y en mi Twitter he dedicido abrir este blog donde hablo de temas sobre la identidad masculina y los problemas sociales que afectan al hombre, aderezado con críticas de humor ácido hacia los absurdos de la sociedad post moderna occidental. Espero que lo disfrutes y te puedas unir a mi lista de correos para que no te pierdas ninguno de mis nuevos artículos.
Suscríbete para recibir actualizaciones en tu bandeja de correo

3 comentarios

  1. Imagino a los accionistas de las empresas indignados porque sus gerentes contratan hombres, incrementando los costos de personal en un 24% y privándolos de esas ganancias, las que obtendrían si contrataran sólo mujeres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *